Tanta tolerancia me está ofendiendoMonòleg de David Suárez. A Barcelona